Manchas en la piel: cómo eliminarlas

La aparición de manchas en la piel es algo inevitable con el paso de los años, sin embargo, pueden disminuirse o eliminarse.

 

Quizás con el paso del tiempo hayas notado que tu piel presenta más manchas que antes. Factores como la edad o la exposición al sol pueden provocar un cambio en la pigmentación de los tejidos, generando estas lesiones que, por suerte, pueden repararse en la clínica de la doctora Alicia Gómez Leyva.

Dentro de la categoría de lesiones, se pueden distinguir dos tipos diferentes. El primero de ellos son los léntigos solares o seniles, más comunes en las manos o la cara, provocados por el crecimiento de las células de melanina o melanocitos. El segundo, que recibe el nombre de melasmas, representa también un aumento de melanina con la diferencia de que no hay crecimiento celular.

Así, existen siete clases de manchas faciales.

Los más abundantes y habituales son los lunares y las pecas. Estas manchas pequeñas de forma circular que, en el caso de las pecas, aparecen habitualmente durante la niñez y la adolescencia. Las manchas de nacimiento también son frecuentes y se encuentran dentro de la categoría de los lunares, aunque bajo un subtipo que recibe el nombre de nevo. Dentro de los factores externos también encontramos las manchas por quemaduras, resultado de exponer la piel a temperaturas superiores a los 60 grados.

Con el paso del tiempo aparecen otros tipos de manchas, como las solares. Se presentan habitualmente en los adultos de mayor edad por la exposición prolongada a la radiación que emite, por lo que se dan especialmente en las zonas más descubiertas como la cara, el cuello, las manos y el escote. Las manchas seniles también pertenecen a este grupo. Aparecen fruto de la cantidad de horas que pasa una persona bajo el sol a lo largo de su vida y la falta de cuidados y protección. Estas manchas se distinguen por su superficie lisa, de bordes delimitados y sin rugosidades.

También pueden generarse manchas por motivos hormonales. Por ejemplo, durante el embarazo, con la aparición de melasmas inducidos por el aumento de hormonas que supone el proceso, aunque también pueden ser provocadas por la ingesta de anticonceptivos orales.

Aunque, de forma general, las manchas pueden tratarse con peeling, láser y otros tipos de tratamiento que busca atenuarlas en su mayor parte, lo más recomendable es acudir a un especialista para que determine la técnica a seguir, o la combinación de ellas dado el caso.

Como hay tantas opciones diferentes, en la clínica de la doctora Alicia Gómez Leyva en Granada, te ofrecemos una primera consulta de evaluación gratuita para estudiar tu caso en profundidad y ver cuál es la mejor manera de abordarlo, siempre con un trato personalizado para adaptarnos a las características y necesidades de cada uno de nuestros pacientes.

No Comments

Post A Comment

Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On Instagram